Reflexión Final del Diplomado

Me siento satisfecha por todo lo que aprendí, en el Diplomado en Docencia para la Educación Superior, por todas las dinámicas realizadas, como lo enfocaron y lo plantearon.

 

Aprendí bastante, pero hay mucho por aprender todavía, considero que se prendió una luz en mi camino hacia la educación y hay mucho por recorrer en ese camino.

 

Las Enseñanzas y aprendizajes en cada uno de los módulos fueron muchas, pero creo que es poco sobre todo lo que hay por aprender, hay que trabajar bastante en esta nueva forma de educación y me propongo hacerlo.

 

En nuestras manos esta el futuro de muchos hombres y mujeres del mañana, por eso considero muy importante fortalecer nuestros principios y valores, para que los resultados que logremos dignifiquen a nuestros estudiantes y a nosotros mismo, tenemos que sentirnos orgullosos de lo que hagamos y eso lograremos solo poniendo lo mejor de nosotros con entusiasmo y perseverancia.

Al iniciar este programa sabía que había un camino largo que recorrer en la carreta hacia una nueva etapa de formación, el mismo que con el transcurso de los días se hacía cada vez mas corto.

 

Todos estamos en una carrera que nos llevara a aquello a lo que pretendemos llegar, pero en esta carrera habrán un sin fin de obstáculos, situaciones que se querrán evitar para que lleguemos a la meta, situaciones que lejos de darnos fuerzas querrán debilitarnos, pero es ahí en donde se tiene que analizar que es lo mas conveniente: “Abandonar la Carrera” o “Llegar a la meta de una u otra forma”.

Sé que al final del camino obtendremos nuestro galardón, cuando las fuerzas quieren huir de mi vida trato de recordar todo el camino que he recorrido y eso me ayuda a renovar las fuerzas y darme cuenta que no puedo echar a la borda todo el tiempo invertido. Es ahí que entiendo que es necesario que situaciones que quieren debilitarme me hacen mas fuerte para seguir adelante.

 En esta etapa, vi a alguno amigos abandonar la carrera, por distintas situaciones, pero cada uno de nosotros tenemos que tratar de llegar a la meta sea como sea, no nos podemos dará por vencido, no vale la pena echar todo abajo, hay que seguir luchando hasta el final de esta carrera y cualquiera que se nos presente en la vida.

 No importa el cansancio, el fuerte dolor y la debilidad que quiere venir sobre nuestra vida, ni todo aquello que quiera impedir nuestro recorrido, YO TENGO QUE LLEGAR AL FINAL, nunca olvidemos que nuestro único objetivo es LLEGAR A LA META.

 A todos aquellos que no pudieron estar con nosotros en esta etapa final: 

 NO ABANDONEN LA CARRERA, SIGAN CORRIENDO HASTA EL FINAL.