4.1. Reflexión Inicial Módulo IV

Con una actitud de responsabilidad, los docentes deberíamos preguntarnos ¿para qué? y ¿por qué enseñamos?, poniendo atención a lo que estamos haciendo, analizando, supervisando y modificando nuestra practica educativa, de acuerdo a las acciones que desarrollamos con los distintos saberes en el desarrollo intelectual, social y emocional de los estudiantes.

Es importante tener claros los contenidos, objetivos, propósitos y capacidades que se pretende lograr, “que” y “como” hacer en función del aprendizaje que se desea promover.

 

Ser capaces de tomar decisiones fundadas en elementos que ofrecen el análisis y la comprensión de la realidad.

 

Por tanto, el docente debiera reflexionar sobre su propia experiencia, porque el proceso de aprender a aprender y aprender a enseñar debiera permanecer durante toda su práctica educativa, con una apertura intelectual de reconocimiento de errores.

 

Es necesario generar en los docentes capacidades de reflexión y análisis, como un ser crítico y analítico sobre su propio desempeño, en el aula y con sus estudiantes, así como percibir la necesidad de prepararse en forma constante para desempeñar el rol que le corresponde de manera eficiente.

 

En este módulo espero desarrollar competencias y habilidades necesarias que permitan analizar mi propia practica docente para mejorarla y optimizarla, también para que posteriormente en el contexto real de trabajo logremos conducir a los estudiantes hacia el desarrollo de sus propias competencias, para que sean capaces de integrarse y desenvolverse eficientemente en su futura actividad profesional.