2.4. Película "La Ola"

2.4.1 PROCESO Y PRODUCTOS DE APRENDIZAJE

ACTIVIDAD: En plenaria proyección de la pelicula "La Ola"

RESUMEN DE LA PELICULA:

 

La película “La Ola” (Die Welle, en alemán), es un drama alemán basado en hechos reales, en la que un maestro se convirtió en líder y los estudiantes formaron un ejército, una experiencia aterradora que se salió de control.

El profesor Rainer Wenger, de perfil rebelde, con un pasado cuestionado, amante de la velocidad, de la música de protesta, presente en escenas iniciales, en el auto y en sus remeras de “The Ramones” y “The Clash”, etc., acostumbrado a que este a su cargo el tema de “La anarquía” en la semana de proyectos, le altera y manifiesta su oposición al hecho de que le cambien su tema por “La autocracia”, teniendo que hacerse cargo del mismo en contra de su voluntad.

Autocracia (del griego autos – uno mismo y kratos – gobierno o poder), designa al sistema de gobierno cuya autoridad recae sobre una sola persona sin ningún límite: el autócrata, el que gobierna por sí mismo.

 

El profesor decide empezar un experimento con sus estudiantes, reproduciendo en sus clases todos los elementos que fueron capaces de conducir a la gente normal a mirar hacia otro lado, e incluso participar en muchos casos, ante los horrores del III Reich, pretendía demostrar lo fácil que es manipular a las masas. A través de su lema: "fuerza mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo", haciendo hincapié en ello, de tal forma que cada día los estudiantes siguieran una nueva regla con inusitada rapidez y casi sin darse cuenta, los van asumiendo con absoluta inconsciencia y entusiasmo. Estudiantes que inicialmente se mostraron escépticos y reticentes, que dejaron entrever el desgano y la insatisfacción a un sistema autocrático, así como la falta de conexión en las distintas actividades, como un partido de wáter polo, una obra de teatro, entre otras.

El hecho se da en un instituto de la Alemania actual, donde el profesor encargado de enseñar a los estudiantes el tema “La autocracia” como forma de gobierno, pregunta a sus estudiantes si consideran posible el retorno de una dictadura totalitaria, a lo que ellos responden con toda seguridad que NO. Los estudiantes se muestran escépticos ante la idea de que pudiera volver una dictadura como la del Tercer Reich en la Alemania de nuestros días y creen que ya no hay peligro de que vuelvan a hacerse con el poder, porque a pesar de haber pasado décadas, las nuevas políticas y tecnologías mediarían el proceso de un mandato nuevo autocrático.

El profesor decide empezar un experimento con sus estudiantes, reproduciendo en sus clases todos los elementos que fueron capaces de conducir a la gente normal a mirar hacia otro lado, e incluso participar en muchos casos, ante los horrores del III Reich, pretendía demostrar lo fácil que es manipular a las masas. A través de su lema: "fuerza mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo", haciendo hincapié en ello, de tal forma que cada día los estudiantes siguieran una nueva regla con inusitada rapidez y casi sin darse cuenta, los van asumiendo con absoluta inconsciencia y entusiasmo. Estudiantes que inicialmente se mostraron escépticos y reticentes, que dejaron entrever el desgano y la insatisfacción a un sistema autocrático, así como la falta de conexión en las distintas actividades, como un partido de wáter polo, una obra de teatro, entre otras.

 

El docente propone su experimento como un juego y convoca la elección democrática de un líder. Tras un tanteo de candidatos, es el profesor quien resulta elegido. Los pasos sucesivos son de máximo interés. Una vez “en el poder legítimo”, el profesor cambia su actitud jocosa por un papel autoritario e impone medidas disciplinarias: Silencio, postura quieta y erguida en la silla, pedir permiso y ponerse en pie para habla, con la simple explicación de que todo eso es bueno para el organismo, acalla las protestas. Usando la misma bondadosa excusa exige comenzar las clases haciendo un ejercicio: Marcar el paso al estilo militar, añadiendo el astuto argumento de que, con el estruendo del pateo simultáneo, molestan a “los de abajo”. No es casualidad que “los de abajo” sean otro grupo que sigue un seminario sobre anarquía. Los alumnos, divertidos y entregados al juego, sorprenden al profesor tomando la iniciativa de ponerse en pie y cuadrarse cuando entran a la clase. Muy pronto son ellos mismos quienes inventan nuevos pasos a seguir, superando las previsiones del profesor.

La experiencia que pone en práctica el profesor trata, sobre todo, de demostrar la potencia intrínseca e irracional de un grupo rígidamente adoctrinado, disciplinado, organizado y cohesionado. El líder electo, convertido ya en dictador populista, propone la necesidad de escoger un nombre que identifique al grupo. Los alumnos hacen propuestas y él va anotando las ideas en la pizarra. Todas menos la de una alumna que, desde el principio, muestra señales de “disidencia”, anotando al último la propuesta de la estudiante librepensadora. Al final, queda fijado un nombre: “La Ola”. El docente propone el uso de un “uniforme” que los distinga -tan sólo camisa blanca y vaqueros- y designa a un alumno poco aceptado, pero que sabe dibujar, para que diseñe el logo grupal, luego inventan un saludo propio del grupo, un movimiento de brazo, parodia de gesto militar, que enseguida es acogido y utilizado.

Con todo ese ritual simbólico, el profesor-dictador consigue que se sientan un nosotros en oposición a los otros. Cuando, en una situación de acoso, se defienden entre ellos, todos, especialmente los más débiles, saborean una sensación de seguridad que desconocían. Las reticencias iniciales desaparecen. Los disidentes son expulsados del grupo y su libertad de expresión entorpecida y secuestrada. Sin la camisa blanca y el saludo de rigor, se está mal visto y excluido de fiestas y actividades, a medida que pasaban los días, "La Ola" comenzaba a hacerse notar mediante actos de vandalismo, derivando en fanatismo, todo a espaldas del profesor Wenger.

Los integrantes del grupo llenan el instituto y la ciudad de pegatinas y pinturas con su logo. Los alumnos de otros grupos, incluyendo varios del seminario sobre anarquía, se apuntan a La Ola. Los que no caben o son de otros cursos, se convierten en “simpatizantes”. Muchos compañeros del instituto, aun sin comulgar con el asunto, se adhieren a la movida, en cuanto se dan cuenta de que “conviene”. El grupo ya se ha convertido en un “movimiento”, que arrastra poco a poco a casi todo el estudiantado.

El profesor Wenger, que acaba perdiendo el control de la situación, adquiere consciencia del monstruo que ha creado, que ya amenaza con sobrepasar los muros del instituto y convertirse en un nuevo movimiento neonazi a gran escala, reconoce que su experimento se le ha ido de las manos y concluye que debe detenerlo de inmediato. Ante el alcance de lo ocurrido, el arrepentido profesor decide poner fin a la locura conduciéndola al máximo extremo, con la esperanza de que los alumnos perciban hasta dónde son capaces de llegar por la manipulación, se horroricen, se avergüencen, reaccionen y aprendan la lección. Para ello, convoca una masiva reunión de miembros y simpatizantes de La Ola, en la que los exalta al máximo con un enardecido discurso, con el que consigue que el grupo se lance literalmente al linchamiento físico de un “traidor” al glorioso proyecto.

En ese momento, el profesor detiene todo en seco, trata de hacer ver a sus alumnos que el experimento ya ha contestado a sus dudas y les abre los ojos a la barbaridad a la que se han dejado arrastrar. Todos parecen confundidos, como despertando de un extraño sueño, y poco a poco, a distintos ritmos, van asimilando la realidad. Unos ocultan su rostro con las manos, otros niegan con la cabeza, otros lloran, otros miran sin salir de su asombro. Pero el alumno más fanático, un chico que antes del experimento era el hazmerreír de todos y que idolatraba a ese movimiento que le había otorgado seguridad y autoestima, un desequilibrado muchacho que había confiado todas sus esperanzas a aquella locura y a su líder, no puede tolerar que su sueño se esfume de repente. El muchacho, enloquecido, saca una pistola que lleva consigo y dispara a un miembro del grupo, finalmente se suicida con un disparo en la boca.

2.4.2 REFLEXIÓN PRELIMINAR

Un sencillo, pero intenso y estremecedor drama, nos presenta, de modo simplista, cuáles son los métodos utilizados por los dictadores modernos para implantar sus autocracias totalitaristas partiendo de una legitimidad democrática y desarrollando después sus verdaderas intenciones mediante estrategias en apariencia inocentes y bondadosas: Obediencia extrema a la autoridad, muestra alabanza de la disciplina, el ideal del espíritu comunitario. Caminos que la Humanidad ha recorrido una y otra vez, por lo visto sin aprender nada. Demostrando que tal prueba puede repetirse en cualquier momento y en cualquier lugar.

Muestra la cultura juvenil moderna, sociedades enteras hipnotizadas y cegadas, tan contentas con sus populistas líderes, sin mover apenas un dedo hasta que, cuando la verdad sale a la luz, siempre es demasiado tarde. La Ola nos enseña, nos advierte y nos muestra los indicadores que pueden ayudarnos a detectar y evitar, incluso en el Siglo XXI, la sutil imposición de nuevos totalitarismos.

En el film se hace uso de la temporalidad, contar con lo que se va suscitando día a día, con la idea de un proceso grupal (que además es creciente: cada vez con más adeptos, cada nuevo día con mayor fanatismo). Por otra parte, está emparentado con la intensidad y profundidad de la temática.

Relacionando todo esto con lo que acontece en este mundo globalizado, el film me pareció intenso e inteligente, con respecto a un tema tan fuerte y aún hoy tan actual, que no deja de movilizar y despertar sentimientos, emociones y reacciones.

Esta película me llevó a reflexionar, en lo personal y también a nivel general, acerca de las falsas creencias, muchas veces tomadas a partir de un contexto familiar, educativo, o social, como una muestra más de la necesidad de pertenencia, de conservar una estructura de seguridad. Creencias que de este modo se alejan de cualquier posibilidad de ser tramitadas profundamente y, por lo tanto, quedan expuestas a su propia fragilidad.

El pertenecer está atravesado por lo grupal, pero ¿a qué costo? Los personajes de los alumnos de la película no han vivido la etapa que condenan, con suerte la han estudiado en el colegio. No se hacen ninguna pregunta al respecto, no reflexionan. Les fue bajada la información ya cerrada a través de los padres, maestros, periodistas, políticos, etc.

2.4.3 GUIA DE REFLEXIÓN

1. Realicen una descripción detallada de la manera (que hacer docente) en que el profesor lleva adelante la semana de proyectos, con su tema “autocracia”.


El docente encara el tema de “la autocracia” de una forma novedosa, a la vez lúdica y estratégica, parte de una necesidad de automotivación al tener que dictar los contenidos de una materia que él no hubiera elegido. Intenta atraer el interés de los estudiantes al existir resistencias iniciales de algunos, generando una dinámica de opiniones sobre el tema a modo de retroalimentación y saber los conocimientos previos de sus estudiantes, así ve la forma de como va encaminar la materia. Su estrategia, conducir su clase reproduciendo elemento de lo que significa la autocracia, genera un figura de autoridad ante los integrantes del grupo, posicionándose como el profesor líder, como resultado de la nominación de sus estudiantes, quienes inicialmente se mostraron desganados, en la comodidad que conlleva la falta de planteos de autocrítica. Le dan un nombre al grupo, un logotipo distintivo, una camisa blanca como uniforme y un saludo de rigor.

 

La tácticas planteadas, generó en y entre los integrantes un sentimiento de igualdad y de pertenencia, aportó un ideal por el cual luchar, pero a la vez se llegó a un extremo peligroso tamizado por el fanatismo, la escasa tolerancia a la frustración, la agresividad y la violencia: un asesinato y un suicidio casi simultáneos, el deterioro de ciertos vínculos, etc. Al final, el líder intentó explicar los nocivos resultados del experimento, fiel reflejo de lo ocurrido en la dictadura fascista. Dicho esto, decide terminar con La Ola, este juego experimental y representativo, con el afán de haber contribuido a la concientización de los alumnos. Algunos cuestionan esto, otros retoman sus conflictos personales, que habían quedado temporalmente solapados por la uniformidad del grupo.

 

2. Identifiquen y analicen, todas las causas por las que creen que el proyecto se le fue de las manos. Justifiquen su reflexión.

 

Al Docente el proyecto se les fue de las manos por lo siguiente:

  • El docente tuvo que dictar los contenidos de una materia que él no hubiera elegido “autocracia”, acostumbrado a los contenidos del tema “anarquía” que era de su preferencia (otorgado a otro docente que presento un plan interesante). El proyecto fue un desafío para el, debido a que tenía un perfil más bien rebelde y un pasado cuestionado.
  • Inició la materia sin preparar un plan de enseñanza – aprendizaje, los objetivos no estaban planteados ni a nivel institucional ni a nivel docente, por tanto la temática no tenia un rumbo, no existía propuestas de actividades en el que se considere los pro o contra que le permita tomar decisiones ante cualquier circunstancia.
  • Al iniciar la materia sin objetivos claros, tuvo que ceder a las demandas de los alumnos que mostraron inicialmente desgano e insatisfacción por el tema de la materia, improvisando actividades.
  • A pesar de que rescata los conocimientos previos de los estudiantes, no dimensiona las ideas preconcebidas de ellos para proponer su idea, la cual no tenía límites, el solo se valió de las necesidades individuales, porque está emparentado con la intensidad y profundidad de la temática.
  • Si bien, después del primer día de clases, preparo el desarrollo de la materia esta no tenia una estructura, ni una estrategia definida (mas bien era improvisada), tampoco se realizó un seguimiento ni control a las actividades.
  • Había una falta de cohesión positiva observada en distintas actividades, tales como un partido de water polo, una obra de teatro, etc.
  • El tema que dio origen a La Ola generó en y entre los integrantes un sentimiento de igualdad y de pertenencia. Aportó un ideal por el cual luchar, pero a la vez se llegó a un extremo peligroso tamizado por el fanatismo, la escasa tolerancia a la frustración, la agresividad y la violencia: un asesinato y un suicidio casi simultáneos, el deterioro de ciertos vínculos, etc. Todo esto por falta de plan y seguimiento a cada una de las actividades relacionadas con La Ola.
  • El docente, líder, intentó explicar los nocivos resultados del experimento representativo, para dar por terminado el tema y proyecto semanal Dicho esto, decide terminar con La ola, con la creencia de que había contribuido a la concientización de los alumnos. Demasiado tarde se dio cuenta de que no dimensionó los alcances de la temática.


3. Si ustedes fueran el docente, considerando las mismas actividades que desarrolló el profesor, que ajustes realizarían para garantizar el éxito educativo y formativo del proyecto.

 

  • Me interiorizaría sobre los objetivos educativos que la institución plantea alcanzar con los estudiantes, si es que los hubiera.
  • Planificaría el proceso de enseñanza - aprendizaje para tomar decisiones que pueden ser provisorias o definitivas, definiendo metas y límites a la temática controversial. Este plan puede ser retroalimentado y reajustado en el proceso de tal manera que permita decidir cuáles de esas actividades son necesarias y cuáles pueden dejarse de lado, previendo consecuencias.
  • Tomaría en cuenta los siguientes aspectos: Aprendizajes esperados, indicadores, actividades genéricas que se derivan de ellas, los recursos a utilizar, el entorno en el que se desarrolla el tema, características del grupo, el contexto sociocultural.
  • De igual manera, rescataría los conocimientos previos de los estudiantes, sus experiencias personales, capacidades, sentimientos y actitudes.
  • Elaboraría una secuencia de actividades para evitar improvisaciones, estimulando el interés  de los estudiantes para que se involucren con los nuevos contenidos que abordarán, de modo que se pueda establecer vínculos con los nuevos aprendizajes.
  • Definiría los procesos de evaluación, supervisando controlando las actividades vinculadas al tema.


4. A partir del análisis de la película, cual es la importancia de la planificación. Justifiquen su reflexión.

 

La Planificación es importante porque nos permite organizar el “paso  a paso” para alcanzar los objetivos de los aprendizajes esperados, conocer y manejar los programas de estudio, escoger la secuencia de actividades más adecuadas para  que todos los estudiantes avancen en sus aprendizajes.

Es una herramienta de trabajo que ayuda a evitar la improvisación innecesaria y constituye un buen referente para el seguimiento curricular, lo que implica la distribución de las actividades durante  la clase, que aseguran el  logro de las metas de aprendizaje, según los tiempos exigidos en los programas de estudio.